• Museo de la Revolución

Luis Manuel Otero Alcántara, Lo más destacado de la Bienal de La Habana

COMUNICADO!!



Hoy 14 de abril se cumplen 72 horas de la detención de Luis Manuel Otero Alcántara. Tanto su obra como lo que provoca con ella toca puntos neurálgicos de la realidad nacional exponiéndola frente al espejo del mundo, haciendo que tiemblen los delirios del poder y se levantes las voces y se descubran las máscaras que nos inventamos: ¿Qué es el anexionismo? ¿Cómo se establecen los nacionalismos en la identidad estética? ¿De qué contenidos están cargados los símbolos nacionales? ¿Con qué materiales se construye la mitología de una nación? Es parte de lo que explora el performance Se USA, del cual solo pudo realizarse un fragmento por la interrupción de la policía política en el acto.

...Desconocemos su paradero. Ya lo tienen que dejar ver para que la familia le entregue el aseo y sepa de su estado de salud.

Mientras el Viceministro de Cultura Fernando Rojas difama en Twitter respecto a la situación legal del artista, demostrando una intención ejemplarizante hacia él. Nosotros, el Movimiento San Isidro (MSI) declaramos a los y las representantes del Gobierno cubano responsables de la integridad física, mental y profesional de Luis Manuel y reafirmamos que el Decreto 349 y la política cultural vigente constituyen un ataque directo a las y los artistas independientes y al patrimonio cultural que aportamos y una violación constante de nuestros Derechos Culturales.


Anexionista

Enrique Del Risco



Anexionista. Esa es la acusación lanzada contra el artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara por superformance “Se USA”. “Se USA” consistió en repartir banderas norteamericanas entre muchachos del humilde barrio de San Isidro en La Habana para que corrieran con ellas en una suerte de competencia festiva. El performance evocaba la protesta que el opositor Daniel Llorente ejecutó el primero de mayode 2017 corriendo frente a la tribuna de la Plaza de la Revolución con una bandera norteamericana en los momentos en que se iniciaba el desfile oficial. Si Llorente fue derribado, golpeado y detenido apenas unos cuantos metros después de iniciar su carrera por las fuerzas de seguridad (aunque vestidas de civil) el performance “Se USA” llegó a extenderse unos cinco minutos antes de que aparecieran carros de la Policía Nacional Revolucionaria a detener a sus participantes. Todo un récord: dejo decidir al lector si de eficacia policial o paciencia represiva. Y, en cuanto a los residentes en la isla, es lícito concluir que en caso de robo o asalto a mano armada es mucho más eficaz hacer ondear una bandera norteamericana que llamar a la policía directamente.


Anexionista. Una acusación que alcanzó su vigencia máxima en la Cuba de mediados del siglo XIX. Días en que los estados sureños y norteños de los Estados Unidos pugnaban en torno a la cuestión de la esclavitud y los primeros buscaban nuevos territorios con los que reforzar su causa. Fue entonces que un grupo de cubanos y norteamericanos quiso aprovechar el interés de los sureños por adquirir territorios en los que la esclavitud fuera legal para, con el apoyo de estos, separarse de España y unirse a los Estados Unidos. Eso explica cada detalle del diseño de la bandera cubana, creada por el general venezolano Narciso López en Nueva York: tanto los tres colores con que está compuesta (los mismos de la enseña norteamericana), las tres franjas azules simbolizando los tres departamentos en los que se dividía por entonces la isla (remedando las trece franjas rojas de la norteamericana que simbolizaban las trece colonias originales) y la estrella solitaria, destinada a unirse en un futuro a la constelación de la enseña norteamericana como antes había ocurrido con efímera la República de Texas. Tras el fracaso de las expediciones del general López primero y, luego, de la guerra civil norteamericana que pusiera fin a la esclavitud el anexionismo dejó de ser asunto serio. Fue, si acaso, el amor no correspondido de ciertos cubanos en el siglo XIX hacia un vecino interesado en relaciones cercanas, pero sin exagerar. Un equivalente al “te quiero, pero como amigo” de las relaciones adolescentes. Ni siquiera durante las dos intervenciones militares (la de 1898 a 1902 y la de 1906 al 1909) a los que los Estados Unidos sometieron a la isla estos cedieron a la tentación de hacerla parte integral de su territorio.


Que la acusación de anexionista aparezca obsesivamente en boca del régimen cubano para calumniar a todo el que se le oponga no demuestra más que su persistente anacronismo. Igual le valdría hacerles un juicio inquisitorial por brujería y entendimientos con el maligno. El supuesto anexionismo se correspondería así con el núcleo de la propaganda oficial: aquellos que se le oponen no pretenden democratizar el país sino entregarlo al apetito insaciable del vecino. No se explica entonces por qué hace apenas tres años el entonces presidente cubano agasajó al entonces presidente norteamericano de visita en la isla. Ni por qué se fotografió con este usando como fondo la misma bandera que en el barrio de San Isidro ha servido de cuerpo del delito.


Con la acusación de anexionismo el régimen cubano asume que el performance “Se USA” es en realidad un ritual mágico para provocar que el ejército norteamericano invada la isla para que, a resultas de la invasión, Cuba termine siendo el estado 51 de la Unión. O sea, nos invita a retrotraernos a 1850, la época en que la anexión era una posibilidad real y buena parte de los negros cubanos, esclavos. Cualquier cosa con tal de escamotear lo evidente: esto es, que si lo que el artista trataba de demostrar en plena Bienal de La Habana que Cuba sigue siendo un Estado policial, represivo casi hasta la perfección, -al punto de tratar un simple juego callejero con banderas como si fuera una invasión extranjera- lo ha demostrado con creces. Y en este sentido la contribución del régimen cubano en el performance de Otero Alcántara ha resultado inapreciable.


CONCIDERACIONES

Enix Berrio Sarda Abogado y tío de Luis Manuel Otero Alcántara



A continuación, expongo las consideraciones y principios generales de ordenamiento jurídico penal cubano que guarda relación con la situación actual de Luis Manuel Otero Alcantara así como algunas precisiones:

-El apartado 1 del artículo 3 del Código Penal establece: “la ley penal aplicable es la vigente en el momento de la comisión del acto punible”. (Las leyes procesales penales están comprendidas en la concepción de la ley penal.)

-La Constitución de 2019 establece derechos y garantías relacionadas con el debido proceso que son mucho más amplios que la Carta Magna de 1976. Pero, no son aplicables porque hay que desarrollarlo en un nuevo código penal y una ley procesal penal, por lo que en la actualidad rige el derecho penal y el derecho procesal penal anterior promulgados en la década de los 90, a saber: Código Penal, Ley 62/88, modificada por el D. Ley 151 del 1994 y la Ley N. 5 de Procedimiento Penal

De la Ley de Procedimiento Penal:

TERMINOS DE LA FASE PREPARATORIA: A partir de que se conozca por las autoridades la existencia de un ¿¿¿¿hecho delictivo?????, la Ley fija términos para el desarrollo de las etapas de la fase preparatoria del proceso penal, los cuales, en resumen, son los siguientes:

Si hubiere detenido, la Policía tiene que ponerlo a disposición del Instructor dentro de las veinticuatro horas siguientes a la detención, y este cuenta con un plazo de diez días para decidir si inicia un expediente de fase preparatoria, o si archiva la denuncia. Si se inicia el expediente debe hacerlo antes de que se cumplan setenta y dos horas de haber recibido el detenido, salvo que dentro de ese plazo haya decidido dejarlo en libertad. (Arts. 121 y 246)

Las 72 horas de detención de LM se cumplen el domingo a las 17:30 (estimándose que sobre esa hora hubiera llegado a la estación policial de investigación correspondiente) por lo que ya tiene que haberse iniciado el expediente (causa probable, análisis pericial, investigación en la barriada, revisión de antecedentes penales…) y haberse tomado la decisión de cómo actuar en el caso. ((aquí es importante conocer si los muchachos detenidos son menores de edad y, en el supuesto de que sea así, que sus padres o tutores haya o estén dispuesto a declarar en contra de Luisito). De no darse lo anterior, (el G2 tiene que probarle, o sea, inventarle la comisión de un delito. Primero, porque no aplica la norma que regula el uso de los símbolos y atributos patrios (el uso de la Bandera de USA no la regulan las leyes cubanas. No obstante, en la Ley 88 del 94 o Ley Mordaza (en vigor, pero no se aplica) se tipifica un delito por “uso de propaganda enemiga”). Por tanto, lo más probables que resuelvan como una multa de 30 pesos por desorden público)). Igualmente, transcurrido 72 horas el detenido tiene derecho a recibir visita para aseo y conocerse de su estado. Esa es la base de porqué hay que echar la pelea el lunes, porque están en la obligación de emitir información, aun cuando el proceso de investigación puede extenderse por 7 días más hasta completar los 10 establecidos por la norma jurídica para iniciar expediente.

Una vez iniciado el expediente de fase preparatoria, la Ley concede un plazo ordinario de sesenta días para su tramitación y sustanciación de las acciones de instrucción, prorrogable por ciento veinte días más, con independencia de si el acusado está o no sujeto a prisión. (Art. 107)

ACTUACION DEL INSTRUCTOR: El encargado de las diligencias de la fase preparatoria es el Instructor de la Policía, del Departamento de Seguridad del Estado o de la Fiscalía. El Instructor es directamente responsable de la sustanciación del expediente…Dispone el inicio del expediente de fase preparatoria, así como su conclusión, mediante las resoluciones correspondientes que comunica al Fiscal. (Arts. 105, 106 y 107)

Puede imponer medidas cautelares (multas, fianzas…) a los acusados, excepto la de prisión provisional y modificar o dejar sin efecto las impuestas previamente por la Policía. (Art. 277)

FUNCIONES DEL FISCAL: En la fase preparatoria del Juicio Oral, el Fiscal tiene como misión esencial ejercer el control de la legalidad de la actividad del Instructor (Art. 105),

El Fiscal, además resuelve los recursos de Queja que se interpongan ante resoluciones del Instructor (Arts. 54 y 55) y lo que corresponda en cuanto a la situación de los acusados detenidos que se pongan a su disposición, siendo la única autoridad en esta etapa del proceso, facultada para imponer la medida cautelar de prisión provisional a los acusados. (Arts 247 y siguientes).

La detención y el aseguramiento del acusado.

La Ley procesal regula a continuación los casos en que procede la detención:

“Art. 242. Cualquier persona puede detener:

1) Al que intente cometer un delito, en el momento de ir a cometerlo;

2) al delincuente in fraganti;

“Art. 243. La autoridad o agente de la policía tiene la obligación de detener:

1) A cualquiera que se halle en alguno de los casos del Artículo anterior;

2) al acusado por un delito contra la Seguridad del Estado;

4) al acusado por cualquier delito, siempre que concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) Que los hechos hayan producido alarma o sean de los que se cometen con frecuencia en el territorio del municipio.



112 views

© 2019 Museo de la Revolución  |   Calle Refugio 1 entre Monserrate y Zulueta, Habana 10600, Cuba  |  Tel: +53 7 624091

  • Black Facebook Icon